Aunque a usted no le importe, las ciudades están viviendo un problema ecológico-ambiental complejo. Y si, los carros, los edificios, las avenidas, los centros comerciales, las construcciones tienen su cuota de culpabilidad; pero quienes tenemos la mayor parte de responsabilidad somos nosotros. Usted, yo, el vecino, TODOS día a día contribuimos para que este problema empeore; sin embargo, varios ciudadanos consternados por el problema ya han avanzado en la protección, la defensa y la promoción de estos espacios. No se quede quieto, los humedales lo necesitan.

{fcomment}