La publicidad ha permitido que la sociedad tenga una visión más amplia -o sesgada- del mundo, todo depende del grado de dependencia del individuo frente a los diversos medios de comunicación y su capacidad de percibir los cambios en su entorno. A través de los carteles urbanos, referentes único e irrepetibles, se puede visualizar el alcance que tiene el libre uso de los símbolos, en la capacidad de recordación de la sociedad ante un mensaje claro y conciso, que además de hacer uso de símbolos vigentes en los principales actores de cambio de la sociedad -jóvenes-, apela a un juego en las formas, texturas y coloeres en los carteles urbanos, recreando así un mosaico digno de apreciar en el espacio público de la ciudad.