El Chorro de Quevedo es uno de los lugares favoritos de colombianos como de extranjeros del centro de Bogotá. Un lugar mágico y único, el cual deja una sensación de desaparecer y huir un poco de esta selva de cemento que a veces resulta muy agobiante, se encuentran personajes que reflejan la magia que encierra este espectacular lugar. Entre éstos encontramos a Edgar y su amigo Lucas; ellos son habitantes diarios del Chorro de Quevedo, son artesanos "callejeros", ven la vida de una manera diferente y especial, y por eso es que a través de ellos se busca mostrar otra cara del Chorro.