Una de las tantas formas de empleo informal, es la venta de maíz para las palomas en lugares como la Plaza de Bolívar. En este proyecto se refleja un día común para una mujer que vende maíz y otras cosas como sombrillas, siendo este su único medio de subsistencia.