Alta Consejería de El Bogotazo

Categoría: Alta Consejería

 

 


Hoy fui a la Plaza de Bolívar a tomar unas fotografías de la obra Casatomada, del artista Rafael Gomezbarros, y que se encuentra instalada en el Congreso de la República de Colombia. Sin embargo, encontré otra cosa que me llamó aún más la atención, era una pequeña manifestación, una de esas que ya estamos todos acostumbrados y no sentimos ninguna relación con lo que le pasa al otro colombiano.


Se trataba de ASFAMIPAZ, una ONG que lucha hace más de diez años por un intercambio humanitario para sus hijos y familiares secuestrados por las FARC. Me conmovió ver a sólo seis personas elevando su protesta, cuando hace unos años se podían contar cientos, tal como lo pueden observar en el  video que mas abajo aparece. Entre ellos estaba el abuelo de Pinchao, un señor que a los ojos de todos no debería estar ahí porque su nieto se le voló a las FARC, pero pienso que hasta que a uno no le pasa esto, no se puede comprender lo que se siente.

También vi a a Marleny Orjuela, la presidenta de ASFAMIPAZ y quien hace muchos años la he visto en todo lado en donde se mencionen a los secuestrados, hasta salió en una revista Semana de ya  hace muchos años donde salían las 100 mujeres más sobresalientes de Colombia. Me acerqué y le pregunté que si quería enviar un mensaje a quienes leen estos artículos, aceptó y el mensaje consistía en pedir que no los olvidemos, por que sus familiares antes que ser policías o soldados, son seres humanos.

La operación Jaque por muy exitosa fuese, lo que demuestra en que en el país hay clases de ciudadanos, y lo peor es que todos aceptamos eso. Nos dejamos embriagar por el júbilo de mostrar una jugada maestra única en la histora del país y del mundo. Pero es que fue una oportunidad de sentir algo muy fuerte en común como nación, porque con cosas como esta es que se construye en Colombia aquello que nos une. Pero... y los secuestrados que?

Atrás quedan miles, entre ellos los familiares ASFAMIPAZ. Si la razón del Estado es el ciudadano, luego no debería hacer todo lo que esté a su alcance por su bienestar? No debería haber ideología, ni mucho menos egos mezclados en la negociación de la liberación de una persona. Ha sido macabro el juego en el que hemos entrado desde ya hace muchos años, y los colombianos pensamos y nos gusta que nos digan que todo va saliendo bien, cuando la realidad es otra.

Sólo les conté lo que me pasó hoy...