Alta Consejería de El Bogotazo

Categoría: Alta Consejería

Luis Alberto Cardozo-A.  -  Politólogo

El afán de protagonismo, tan común en nuestra cultura política genera efectos tan devastadores como la propia falta de acción. El caso del Concejal Felipe Ríos es tan palpable como la misma realidad nacional y local.

Hemos visto cómo los temas del día se convierten en comidilla para los medios de comunicación, el secuestro y el asesinato del pequeño Santiago en Chía hace pocas semanas fue un claro ejemplo, no hubo medio ni político que se pronunció al respecto, y el resultado para el largo plazo? Nada. El asunto es que nuestros concejales se están dedicando más a las labores propias de un ombudsman que a las de un concejal.

Lo digo por lo que hemos venido observando concretamente con el concejal Felipe Ríos. Para nadie es un secreto el poder de la maquinaria que posee, por que el hecho se saltar del anonimato a tener la votación más alta del Concejo de Bogotá no es un hecho gratuito. El asunto que se critica, es que ese poder de maquinaria política se puede utilizar para adelantar proyectos concretos y no para realzar su imágen a costa de meras denuncias en cuanto medio se preste.

Hace un tiempo vimos cómo una intervención, un tanto paupérrima en cuanto a contenido, hizo el concejal  referente al caso también denunciado por la senadora Gina Parody referente a los encapuchados en la Universidad Distrital, dado que se afirmó tan sólo que eso "limita el derecho a la expresión". La pregunta es si se hubiese dado el mismo tipo de discurso sin la denuncia de la Senadora Parody. De nuevo, siguiendo y aprovechando los temas del día para darse un buen pantallazo a costa de una pobre actuación.

Ahora, vemos cómo el concejal Ríos descubre el agua tibia denunciando que hay huecos en Bogotá y que el Distrito no los tapará. De que diablos nos sirve tener un inventario de huecos? Por favor, los concejales deben ir más allá, esa es labor de otros sectores y los medios de comunicación se deben utilizar para impulsar proyectos e iniciativas de fondo, que movilicen a la sociedad y que cambien valores. No se necesita ser concejal para denunciar problemas de la ciudad, se es concejal para emprender proyectos de fondo para la ciudad.