Alta Consejería de El Bogotazo

Categoría: Alta Consejería
 

 


120 kilómetros  de hormigón y alambradas que a lo largo de 28 años de amarga presencia configuraron en una misma ciudad dos formas de vida, la occidental y la oriental, la capitalista y la comunista. Cuatro metros de vergüenza elevados sobre el asfalto para que muchos alemanes dejaran su vida en el intento de convertirse en saltadores de pértiga hacia la libertad. Berlín contempló atónito cómo 40.000 soldados lo erigían una mañana de agosto de 1961 y el avance de las comunicaciones hizo posible que el mundo entero lo viera empezar a desmoronarse el 9 de noviembre de 1989.


En ese mismo otoño de 1989, la crema del socialismo real conmemoraba los 40 años de la Republica Democrática Alemana (RDA). El rumano Nicolae Ceausescu, el búlgaro Todor Yivkov, el checo Milos Jakes, el húngaro Bruno Ferenc Straub, entre otros, fueron llegando a Berlín oriental. El ocaso del bloque soviético no era obvio en ese entonces, pero las señales se venían multiplicando. Paradoja de las paradojas, fue justamente el Secretario General de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Mijail Gorbachov quien con tacto histórico advirtió: “La vida castiga a quien no llega a tiempo”.

Aquellos eran tiempos de renovación y tibios cambios en el bloque socialista luego de un ciego ensimismamiento de varias décadas. Fue el mismo Gorbachov quien impulsó tanto las reformas económicas como políticas. Cambios a los que la RDA se resistía empecinada, mientras en Hungría y Polonia los movimientos reformistas ganaban lugar y muchos en la RDA huían al lado occidental vía Hungría y Checoslovaquia.

Paralelamente al otro lado del muro  un discurso  pronunciado por el entonces presidente estadounidense Ronald Reagan, al cumplirse 750 años de la fundación de la ciudad, dijo "Les damos la bienvenida al cambio y a la apertura. Creemos que la libertad y la seguridad van juntos y que el avance de la libertad humana sólo puede fortalecer la causa de la paz mundial", A continuación, se dirigió al entonces secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov: "Si busca la paz, si busca la prosperidad para Europa oriental y para la Unión Soviética, si busca la liberalización, ¡venga a esta puerta! Señor Gorbachov, ¡abra esta puerta! Señor Gorbachov, “tire este muro”.

Y en general el mundo La valentía y el incontenible anhelo de libertad de las personas y la política prudente y pacífica de pueblos lograron finalmente hacer caer el Telón de Acero son recordadas por una gira multimedia bajo el lema “libertad”.