Alta Consejería de El Bogotazo

Categoría: Alta Consejería

 


 

La sorpresiva salida de Marta Lucía Ramírez del grupo de los "Quíntuples" se puede tomar de diversas formas. Sin embargo, lo que queda en el ambiente es un sabor amargo que evidencia la falta de tolerancia y control de egos.


Los medios registraron que no se mencionó previamente la salida de Ramírez, y que incluso Sergio Fajardo tuvo que enterarse por los periodistas. Los argumentos presentados por la candidata son válidos si se hubiesen presentado varias rondas de negociación en donde la incompatibilidad de los candidatos independientes se manifestara de forma automática, pero no.

Ramírez quizá pensaba tomar este grupo como trampolín, pero al encontrarse con una negativa para ceder su candidatura por parte de los otros candidatos, la salida más cómoda era la renuncia. Esta decisión afecta de manera importante su posición de "independiente" frente al país, puesto que se muestra una serie de saltos, empezando en el Partido de la U y ahora a terminar posiblemente en el Partido Conservador, porque según Ramírez era de admirar su democracia interna.

Todo parece que la recolección de firmas para su candidatura independiente no ha sido la más exitosa, sobre todo luego de la pérdida de investidura de Senadora de la República. Luego, lo que le resta a la pre candidata es apelar a la forma tradicional de hacer política, es decir, acudir a las maquinarias políticas para obtener un aval y así eludir la recolección de firmas. Cuando en realidad, un precandidato independiente senzato debería medirse a sí mismo en la misma recolección de firmas.

Es por ello que se admira el comportamiento sereno y seguro de Sergio Fajardo, que desde un momento se trazó un camino y pese a los obstáculos lo está recorriendo, con quíntuples o sin quíntuples, él quiere ser candidato y Presidente, es decir, hacer la tarea completa.

Finalmente, la actitud de Ramírez más que una determinación aislada, debe ser tomada por la opinión pública como una radiografía de la situación política del país. La falta de trabajo en equipo y la desconfianza en el otro es uno de los principales obstáculos que tiene nuestra sociedad. Esperemos a ver qué pasa ahora con los "cuádruples", en ellos puede estar una lección de tolerencia y de acción política ética siguiendo los óstulados del filósofo Kant, es decir, actuar sin el temor al castigo o la esperanza a la recompenza.