Category: Alta Consejería

 

 

 

 

Las raíces de la violencia en Colombia están profundamente arraigadas en la inequidad, la injusticia y la corrupción.

 

El nuestro es un país atravesado por una agrieta profunda y oscura, que ha resquebrajado nuestro desarrollo, convirtiéndonos en un país retorcido, medroso, pusilánime y egoísta.

 

Si rastreamos la semilla de nuestra historia trágica llegamos inevitablemente al problema por la tierra. Una tierra fértil, biodiversa, sembrada de ríos, lagunas, selvas, bosques, páramos y llanos. En otras palabras, un territorio saturado de posibilidades y riquezas que de ser bien aprovechadas nos convertiría en un país desarrollado. Pero no lo somos, de hecho estamos lejos de serlo.

Register to read more...