Alta Consejería de El Bogotazo

Categoría: Alta Consejería



No sería prudente mencionar que en Colombia se está dando un “efecto Obama” con la candidatura de Antanas Mockus y Sergio Fajardo a la Presidencia y Vicepresidencia de Colombia, si no examinamos por qué se dio dicho efecto en los Estados Unidos. Sólo de esta forma podemos dimensionar lo que se está viviendo en nuestro país y de definirá muchas cosas de aquí en adelante.

El Presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter, alguna vez en un famoso discurso televisado mencionó que el modelo económico del país había alejado a sus ciudadanos de los verdaderos valores. Lo que empezaba a importar era cuánto tenían las personas y no lo que ellas representaban. Fue un discurso que puso a temblar a los magnates norteamericanos porque el mismo sistema podía reformarse en contra de ellos. A partir de ese momento los presidentes que sucedieron a Carter fueron títeres de las empresas multinacionales y grandes bancos, como se evidencia en el reciente documental de Michael Moore “Capitalismo: una historia de amor”, al actor convertido en Presidente de los Estado Unidos Ronald Reagan lo manejaban los gerentes bancarios.

Los Estados Unidos empezaron a mostrar grandes tasas de crecimiento, pero la realidad mostraba que el desempleo y los despidos aumentaban de igual forma. Muchas personas a costa de los intereses bancarios perdieron sus viviendas y sus trabajos. Lo que se veía era que el siempre había ayudas para salvar el sistema financiero, pero nunca ayudas a las familias.

El sistema financiero manejó por mucho tiempo la política norteamericana. Y su gran temor era que la gente del común se revelara en contra de aquella forma de gobernar, se crearon falsas crisis económicas para lograr beneficios tributarios y ayudas económicas. La candidatura de Barack Obama representó, por primera vez, los deseos de aquella población oprimida e invisible de los Estado Unidos. Con una campaña financiada a través de donaciones y con amplio manejo a través de internet puso a temblar a las clases tradicionales. El “Yes we can” no sólo era un slogan de campaña, representaba que la gente del común podía acceder al poder a través de una persona digna y con nuevas prácticas políticas. Obama fue la primera persona que se atrevió a desafiar el sistema financiero diciéndoles que ellos no merecían las ayudas del Estado. Esa gran energía fue la que eligió al actual presidente de los Estado Unidos.

Pues bien, en Colombia se podría decir que está sucediendo lo mismo, pero con unos elementos que transforman el escenario en algo más complejo. Se ve la influencia del sistema financiero, pero también el delicado problema de violencia y narcotráfico. Antanas Mockus encarna el colombiano promedio que desea transformar la politiquería en una labor sana y alejada de vicios. Sergio Fajardo lo respalda con una forma fresca de hacer política en donde la educación es mucho más importante que la construcción de bases militares.

Mientras que en Estados Unidos las personas eligieron a un presidente que estuviera de su lado, en Colombia tenemos la oportunidad de cambiar muchas cosas. Se trata de dignificar la política, de demostrar que es posible acceder al poder para ejercerlo y no para vivir ni perpetuarse en él. Se trata de cambiar un discurso que se nos ha venido vendiendo hace muchos años, el de la violencia y su combate a costa de servicios sociales. Colombiano, colombiana, vota en estas elecciones los malos gobiernos se eligen a costa de la no participación. Es un momento único en la historia y no te puedes quedar fuera de él.