Frente politico : Política y opinión : El Bogotazo

Categoría: Bogotá: capital de nuestro mundo


 



Hoy ya no se trata de adaptarse o ajustarse, porque el ajuste y la adaptación

suponen siempre que llevamos retraso. Hoy de lo que se trata es de adelantarse.

Hay que adoptar una visión clarividente de cara al porvenir y echar una mirada

prospectiva al mundo, para que el día de mañana nuestros hijos

cosechen los frutos de nuestra anticipación y

no las tempestades de nuestra ceguera.


Unesco 2002

 

 

La Descentralización es el quinto objetivo estructurante del Plan de Desarrollo del Distrito 2008-2012.  El decreto distrital 101 de marzo de 2010 “por medio del cual se fortalece institucionalmente a las Alcaldías Locales, se fortalece el esquema de gestión territorial de las entidades distritales en las localidades y se desarrollan instrumentos para una mejor gestión administrativa y otras disposiciones” tiene fundamento si y solo si, se acompaña de grandes e importantes reformas y refuerzos administrativos y técnicos, que permitan a las localidades y en especial a las Alcaldías Locales cumplir sus propósitos misionales y blindar los recursos locales contra la corrupción.

 

Actualizar y unificar los diagnósticos de la ciudad y las localidades; definir clara y correctamente la territorialización de la acción y de la inversión del distrito en lo local;  saber priorizar entre lo urgente,  lo necesario y  lo oportuno; fomentar y fortalecer la gestión social integral; preparar, aplicar y seguir los tan “promocionados”  Planes de Acción en lo local; disponer de métodos para evaluar las acciones de los gobiernos locales, más por la calidad y su efecto real, que por la cantidad de la misma; son entre otras muchas las tareas por desarrollar y para el caso, algunas de ellas están planteadas en la norma en mención.

 

Nada de lo anterior tendría sentido, sin la participación oportuna, suficiente y de calidad de la ciudadanía, como actor de primer orden en la construcción de sociedad y democracia “…nada para nosotros sin contar con nosotros…”.

 

Como primera autoridad local, las Juntas Administradoras, están obligadas a propiciar el debate. Discutir si realmente esto es descentralización, desconcentración o simplemente delegación;  si realmente lo que se necesitaba era eliminar las UEL o porque no más bien reformar y optimizar su funcionabilidad; sí o no a los presupuestos participativos, en fin.

 

Ahora, si lo que se pretende es una descentralización real, la reforma del Estatuto Orgánico de Bogotá o decreto ley 1421 se torna imperiosa y temas como la elección popular de los Alcaldes Locales, la elección  de un Concejal por Localidad,  la Personería Jurídica para las Localidades, el reconocimiento a las JAL para ejercer un verdadero control político, que implique poder citar y no simplemente invitar a funcionarios y la revisión de la estructura general de las localidades especialmente en territorio, población y limites,  deben ser temas de amplia y permanente discusión en lo local, con eco y carácter vinculante a lo distrital, específicamente al Concejo Distrital, extrañamente “parco” y “callado” ante esta reforma y a lo nacional, esto es, al Congreso de la Republica.

 

Los ediles (y ojala los Concejales) deben concentrar su ejercicio de análisis en el tema, máxime cuando normas complementarias al 101, como el decreto distrital 341 del 2010,  le establecen al Alcalde Local la obligatoriedad de referir y tener autorización previa y escrita de la Secretaria de Gobierno, para la firma de cada uno de los convenios de asociación que se requieran en pro de alcanzar los objetivos y dar cumplimiento a las metas previstas por los Planes de Desarrollo Locales. Genera preocupación, porque lo que se tenía previsto  al eliminarse las UEL, era fortalecer con personal especializado,  espacios y equipos instalados al interior de las localidades, las labores que permitirían cumplir con la función de viabilizar y perfeccionar los contenidos de proyectos, términos de referencia y finalmente los contratos en cada localidad, según los diagnósticos y  las realidades sociales propias.

 

Si antes las UEL (Unidades de Ejecución Local) existentes, no daban abasto y tenían trancada la ejecución de algunos recursos locales,  que pasara cuando ahora todas las localidades deban enviar y tramitar documentos y procesos contractuales para ser revisados y aprobados, según él 341 de manera indelegable,  por la Secretaria Distrital de Gobierno. Una SUPER UEL de Gobierno, en una administración donde las señas de corrupción asustan, aterroriza.

 

También y de manera erguida y digna,  los ediles deben fomentar el debate acerca de la pertinencia  actual de su ejercicio, de la trascendencia del mismo y de la necesidad de invocar acciones y compromisos urgentes de los legislativos distritales y nacionales para que la “cirugía” sea mayor y  efectiva. Hay quienes señalan que esta norma es consecuencia de los intereses amañados de los ediles y sus partidos políticos. Solamente ellos, con su actuar y vigilancia, podrán demostrar el día de mañana que esa afirmación no es cierta o en su defecto ratificar los señalamientos y con ello empujar a la sociedad colombiana y capitalina a encontrar una manera para “desmontar” el circo y trasladar sus competencias a otras instancias.

 

Aquí y con el fin de evitar malos entendidos y tergiversaciones tendenciosas es oportuno mencionar  que los ediles no contratan, no ejecutan recursos, no los giran o manejan. El papel de los ediles en este aspecto, al menos eso dice la norma, se limita al de aprobar las líneas y los montos de la inversión, esto es, los presupuestos.  La responsabilidad primordial en el buen uso y destino de esos recursos es del Fondo de Desarrollo Local en cabeza del Alcalde Local. Corresponde a la JAL como corporación política, vigilar ese buen uso. Corresponde al Concejo Distrital y al Congreso de la Republica no “obviar” el tema.

 

 

Autor:

 

STYLE-->

Edil JOSE IGNACIO GUTIERREZ BOLIVAR,

Localidad de San Cristóbal


Nota: Este artículo en versión reducida fue publicado en el boletín ediles visibles de la JAL de San Cristóbal. A pesar de mi autoría y responsabilidad, en ese boletín y por acuerdo previo se público como nota de la Corporación.

 

 


Edil JOSE IGNACIO GUTIERREZ BOLIVAR,

Localidad de San Cristóbal.