Categoría: La Misiá Eliza

Los Cafres Que Olvidaron Crear - Uribe, Pacho Santos, Oscar Ivan Zuluaga

Son fechas duras para nuestro país, son fechas de decepción y tristeza, a decir verdad jamás me había dado tanta vergüenza aceptar mi nacionalidad con la cabeza en alto. Anoche me puse a pensar en que sería de nuestro país si los artistas fueran los presidentes, y también me puse a pensar en que sería de la vida de los artistas colombianos si un personaje como Oscar Iván Zuluaga queda elegido como presidente de la republica Colombiana y a decir verdad me dio mucho miedo, después de horas de estar pensando en un futuro, mi respuesta ha sido ésta:

 No imagino una paz con éstos señores, imagino una democracia asesinada, imagino a la cultura de mi país desangrada, imagino un país sin selvas, sin teatros, sin artistas, sin cielo y sin sueños; Imagino un país hecho a la medida de hombres que no aprendieron a crear más que mentiras y crueldad. Imagino un país completamente permeado por el narcotráfico, por la guerra, por los “mágicos industriales” que nada que se ponen en vía de extinción y por último imagino un lugar donde no hay espacio para creadores. No imagino a mis hijos en un país sin artistas, de solo imaginar ese “Jet Set” de la politiquería barata reafirmo mi posición como mujer en capacidad de pensar y de crear, dedicaré todos mis años a transformar el pensamiento de los colombianos, sea como sea, y a darle al arte un lugar digno, es decir un lugar lejos de la política y de sus hacedores curtidos por esta narcohistoria que aparentemente nadie quiere que se acabe.

Si los artistas fueran los presidentes de este país, creo que la historia sería una maravilla, porque crearían una época de reivindicación con la vida y con el mundo. Empezaría a nacer una generación de la verdad y de la creatividad de pura cepa donde los dinosaurios salvajes se tragarán a los políticos sin intenciones de cambiar y crearían aviones de papel tan grandes que los niños aprenderán a leer con solo mirar al cielo. Cuando llueva, los hombres sin voz, mandarían de las nubes tulipanes sobre las manos de las madres de Soacha, Caquetá, Boyacá y del país entero para que por fin puedan mirar la vida con un futuro por delante y los doctores harían trasplantes de corazón, esencia, alma, espíritu y vida.

Insisto queridos amigos, la creación es el camino, la creación sensibiliza al hombre y no hay mejor líder que aquel que se sensibiliza ante el dolor de su país. Lo bueno de la creación o de las artes es que se han logrado inmortalizar en la historia colombiana como un método de salvación y refugio para aquellos que si sueñan con un mundo mejor y es doloroso que aquella inmortalidad invaluable, aquel patrimonio con ascendencias de esfuerzo y trabajo duro se vea puesto en peligro por esos cafres que olvidaron el camino para la creación de un mundo mejor.

Misiá Eliza

Pablo Navarrete