Category: La Misiá Eliza

 

Hace poco escuché una conversación entre dos mujeres cansadas de las acciones de sus esposos,  a medida que iban describiendo cada voltereta de estos  toreros me impresionaba cómo una sola persona podía  recibir tanta crueldad y reírse de ello. Al acabar su conversación cargada de rabia y risa se refieren a las acciones de sus machos taurinos como “Aristas Machitos”. Me di cuenta que en  ocasiones decir que a cualquier cosa se le puede llamar arte, es un arma de doble filo y una calle con kilómetros de ventaja que le da vía libre a los abusadores que se autoproclamaron artistas del maltrato. Estos personajes, que tristemente abundan como hongos entre la riqueza de verdaderos artistas  colombianos, crecen y se reproducen sin ningún tipo de traba volviéndose constructores de pesadillas.

Register to read more...